Warning: A non-numeric value encountered in /homepages/20/d598083668/htdocs/wp-content/themes/Divi/functions.php on line 5763

Cuidamos de los más pequeños

Si su hijo tiene entre doce meses y catorce años de edad es importante que realice una revisión dental cada seis meses.

Muchos estudios y experiencias pasadas han demostrado que la atención preventiva temprana es la mejor manera de proteger y mantener saludable la boca de su hijo.

Las ventajas de comenzar a cuidar la salud oral  y adquirir una buena educación bucodental a una edad temprana se notarán durante toda su vida.

 

¿Cuándo debo llevar a mi hijo al dentista?

Los padres a menudo se hacen esta pregunta y la respuesta suele sorprenderles: mucho más temprano de lo que la mayoría de la gente imagina.

Los primeros dientes aparecen entre los seis y doce meses de edad y es en ese momento cuando debe llevar a su hijo a su primera visita odontológica.

La leche, las papillas y las frutas son importantes para la salud de su bebé, pero se toman durante largos periodo de tiempo y con gran frecuencia, por eso es importante mantener una buena salud oral desde los primeros momentos.

Vigilancia de la dentición infantil

Los beneficios de iniciar visitas al dentista con tanta antelación van más allá de la prevención. Los niños no desarrollarán miedo a ir a la consulta y podremos inculcarles el concepto de higiene oral desde el principio. Será más fácil conseguir que se cepillen los dientes y usen el hilo dental en años futuros.

En CEM nos preocupamos de los más pequeños y llevamos un control de la erupción de sus dientes, el recambio de la dentición temporal por la permanente, vigilamos la armonía bucofacial para detectar posibles hábitos que interfieran en el correcto desarrollo de sus arcadas dentarias y les enseñamos las técnicas de higiene.

Es muy importante acudir a la consulta de Odontopediatría con los más pequeños cuando ya tienen todos los dientes de leche en la boca (alrededor de los 2 años de edad) para iniciarlos en el hábito de las revisiones dentales. A partir de los 4 años de edad, cuando ya colaboran con la odontopediatra, ya podemos tratarles si es necesario.

En las revisiones con nuestra odontopediatra, proporcionamos a los padres información sobre el cuidado dental infantil, les aconsejamos sobre cómo mantener un índice de caries bajo controlando la alimentación de los niño, o evitarlas, y detectamos cualquier anomalía en el desarrollo de su dentición para corregirla a tiempo.

Es importante saber que…

Los dientes temporales deben cuidarse y mantenerse en boca el tiempo necesario para realizar un recambio fisiológico.

Cuando un diente temporal se pierde antes de tiempo se altera la erupción del diente permanente.

Una de las funciones del diente temporal es la de mantener el espacio para permitir la erupción de su sucesor permanente. Si el niño pierde la pieza temporal antes de tiempo, puede tener problemas de apiñamiento.

Los dientes temporales se pueden y se deben tratar y duelen igual que los dientes de un adulto cuando tienen alguna patología: se realizan obturaciones (empastes), pulpotomías (endodoncia parcial de la corona) y pulpectomías (endodoncias en dientes de leche).

A partir de los 6 años en CEM realizamos fluorizaciones una vez al año para fortalecer y remineralizar el esmalte dental y aconsejamos sobre la conveniencia, o no, de aplicar selladores de los primeros molares permanentes, entre los 6 y los 8 años, dependiendo de cada niño.

Ortopedia y ortodoncia funcional

El tratamiento de la ortopedia funcional tiene como objetivo corregir maloclusiones y armonizar la forma de los arcos dentales y las funciones orofaciales.

Estos tratamientos sólo son efectivos durante la etapa de crecimiento en los niños. Aprovechamos el crecimiento para estimular y trabajar con las estructuras maxilares y óseas, o tratar anomalías antes del cierre de las suturas craneofaciales que todavía están abiertas. Una vez que la etapa de crecimiento termina, hay patologías que solamente podrán ser tratadas mediante otros tratamientos de ortodoncia fija.

A partir de los 6 años, edad en la que se inicia el recambio de la dentición de temporal a permanente y erupcionan los primeros molares permanentes, podemos empezar a vigilar si la armonía entre las arcadas es correcta o debemos comenzar con algún tratamiento de ortopedia funcional.

¿Qué tipos de aparatos existen?

Los aparatos que se utilizan en terapias funcionales son generalmente removibles y de acción indirecta, ya que ellos no ejercen directamente fuerzas sino que promueven una reacción muscular. Son los músculos los que producen la fuerza que actúa directamente sobre la oclusión. También se conocen como aparatos ortopédicos porque tienen acción sobre el crecimiento de los maxilares, cóndilos y suturas faciales.

aparato1  aparato2

Existen, además, otros tipo de aparatos fijos que tienen una finalidad ortopédica y utilizan una fuerza directa sobre las estructuras dentofaciales para mover los huesos y los dientes.

aparato3

Disyuntor de McNamara

Dependiendo del caso, nuestra odontopediatra os recomendará cuál de ellos (o su combinación) es el mejor para vuestro hijo, si fuese necesario.