Sorteo Navidad 2017

Esta Navidad volvemos a celebrarla sorteando entre nuestros pacientes de la clínica de Madrid y del servicio de Odontología del Centro Médico Villanueva de la Cañada otro centro de higiene dental Oral-B Oxyjet Cleaning System Pro 3000 valorado en 150€ entre todos los participantes.

¡Es muy sencillo! Danos un “me gusta”a la pagina, si todavía no lo has hecho, y comparte este post en tu muro. Recuerda colgarlo con la privacidad “PÚBLICO”, para que podamos ver la notificación con tu nombre, y te asignaremos un número para el sorteo que celebraremos el 4 de enero de 2018. ¡Mucha suerte a todos!

Spa Dental

Spa Dental

Nuestro SPA DENTAL no es una higiene convencional, es un concepto avanzado del cuidado y la estética dental para personas que quieren mejorar su sonrisa y mantener su salud bucal.
Muchos alimentos, el tabaco, el café y otras bebidas producen manchas que una higiene convencional no elimina y afean la sonrisa.

Durante una sesión de SPA DENTAL utilizamos un aeropulidor de flujo propulsado para spray de cristales de NaHCO ³ (se puede elegir entre varios sabores: cola, limón, menta, fresa…) junto con la aplicación de ultrasonidos para eliminar el sarro y llegar hasta las manchas más difíciles.

El tratamiento con cristales de NaHCO ³ mejora la estética dental porque, aunque no es un blanqueamiento, los dientes quedan más brillantes y el paciente lo percibe. Aplicamos después una fluorización tópica para reforzar el esmalte y explicamos cómo realizar una buena higiene bucal diaria para mantener esa sensación de boca fresca y ultralimpia tan agradable durante días.

Para terminar, podrás elegir entre llevarte un kit de higiene bucal o, si quieres mejorar el aspecto externo de tus labios y de la zona perioral, un tratamiento de 20 minutos en clínica con una máscara de colágeno y ácido hialurónico antiedad especial para pieles sensibles, cansadas, propensas a la deshidratación o con capilares dilatados, que además reduce las arrugas de expresión y suaviza los labios.

El resultado es una sonrisa más bonita tras una hora de tratamiento.

La periodontitis

La periodontitis

Se asocia a un riesgo hasta dos veces mayor de sufrir un ictus

Aun con una periodontitis leve, la probabilidad de padecer un ictus isquémico es hasta 1,9 veces superior

La periodontitis o ‘enfermedad de las encías’, comúnmente conocida como piorrea, es una patología básicamente caracterizada por la inflamación y sangrado de las encías. Una enfermedad que, en caso de no ser tratada, provoca la destrucción de la masa ósea que sustenta las piezas dentales y, por ende, a la pérdida irreversible de los dientes. Pero aún hay más: numerosos estudios han demostrado la asociación de la periodontitis con distintas enfermedades muy graves y potencialmente mortales, caso de la diabetes o distintos tipos de cáncer. Y asimismo, con las enfermedades cardiovasculares, primera causa de mortalidad en todo el mundo. De hecho, una nueva investigación llevada a cabo por investigadores de la Facultad de Medicina de la Universidad de Carolina del Sur en Columbia (EE.UU.) muestra que, con independencia de la gravedad de la enfermedad, las personas con periodontitis tienen un riesgo hasta dos veces mayor de sufrir un ictus isquémico.

Como explica Souvik Sen, director de esta investigación presentada en el marco de la Conferencia Internacional sobre el Ictus 2016 de la Asociación Americana del Ictus que se está celebrando en Houston (EE.UU.), «nuestro trabajo confirma la existencia de una asociación gradual entre el ictus isquémico y la periodontitis. Así, y a mayor gravedad de la enfermedad de las encías, mayor es el riesgo de accidente cerebrovascular».

Mayor riesgo de ictus

Cada año, más de 17 millones de personas de todo el mundo y cerca de 120.000 españoles padecen un ictus o accidente cerebrovascular, en hasta un 85% casos por una disminución u obstrucción del flujo sanguíneo en el cerebro. Es decir, por un ictus isquémico –anteriormente denominado ‘infarto cerebral’–, ya sea de tipo ‘trombótico’, en el que el coágulo de sangre o ‘trombo’ se produce en las arterias cerebrales; de tipo ‘cardioembólico’, en el que la obstrucción en una arteria cerebral es consecuencia de un trombo proveniente del corazón; o de tipo ‘lacunar’, en el que el coágulo, de pequeño tamaño, se localiza en una de las arterias pequeñas del cerebro –las denominadas ‘arterias perforantes’.

Y en este contexto, ¿cuál es la relación entre el ictus isquémico y la periodontitis? Pues para responder a esta pregunta, los autores realizaron un seguimiento a lo largo de 15 años de 6.711 adultos que, con una edad promedio de 62,3 años y en hasta un 55% de los casos mujeres, no presentaban antecedentes de accidente cerebrovascular y se habían sometido a una rigurosa evaluación periodontal.

Durante la década y media de estudio se registraron un total de 299 ictus isquémicos, de los que un 47% fueron de tipo trombótico, un 26% de tipo cardioembólico, y un 20% de tipo lacunar.

Los resultados mostraron que, con independencia de otros factores de riesgo asociados al ictus como la edad, el sexo, el índice de masa corporal (IMC), la presencia de diabetes o el hábito tabáquico, los participantes con periodontitis leve tuvieron, frente a aquellos sin enfermedad periodontal, un riesgo hasta 1,9 veces superior de haber padecido un ictus isquémico. Una probabilidad, por su parte, que fue 2,1 veces mayor en el caso de periodontitis moderada y 2,2 veces superior en los pacientes con periodontitis severa –o ‘avanzada’.

Además, como indican los autores, «la asociación entre los niveles crecientes de enfermedad periodontal y el riesgo de accidente cerebrovascular fue más acusado en los subtipos cardioembólico y trombótico de ictus isquémico».

“Nuestros resultados refuerzan las evidencias que sugieren una posible relación causal entre la enfermedad de las encías y los ictus isquémicos.” Souvik Sen

Hacen falta más estudios

En definitiva, como concluye Souvik Sen, «la asociación gradual entre el grado de periodontitis y el ictus isquémico refuerza las evidencias que sugieren una posible relación causal entre la enfermedad de las encías y los ictus isquémicos».

Sin embargo, como apunta Maurizio Trevisan, de la Facultad de Medicina de la Universidad de Nueva York (EE.UU.), sobre los resultados, «desgraciadamente, el estudio, dado su carácter observacional, no prueba la existencia de una relación del tipo ‘causa-efecto’. Así, todavía tenemos que establecer si tratando la periodontitis podemos prevenir los ictus».

Fuente de información.

 

La gingivitis y la periodontitis no están causadas por las mismas bacterias

La gingivitis y la periodontitis no están causadas por las mismas bacterias

Un estudio confirma que la periodontitis no es una mera progresión de la gingivitis y ofrece un método diagnóstico rápido y barato de esta ‘enfermedad de las encías’

La gingivitis es una enfermedad infecciosa de origen bacteriano caracterizada por la inflamación y sangrado de las encías. Una enfermedad que, de no ser tratada adecuadamente, puede derivar en la aparición de una periodontitis, esto es, la consabida ‘enfermedad de las encías’ –comúnmente conocida como ‘piorrea’– que, mucho más grave, puede conllevar la destrucción de la masa ósea que sustenta las piezas dentales y, por tanto, la pérdida irreversible de los dientes. Sin embargo, parece que la periodontitis no es una fase más avanzada de la gingivitis. Y es que como muestra un estudio dirigido por investigadores del Colegio Universitario de Londres (Reino Unido), la periodontitis puede ser causada por unas bacterias que no tienen nada que ver con la gingivitis.

Como explica Liam Shaw, director de esta investigación publicada en la revista «Applied and Environmental Microbiology», «nuestros resultados confirman que la periodontitis no puede ser simplemente considerada como un estado avanzado de la gingivitis, ni siquiera cuando solo se tiene en cuenta la placa supragingival».

Origen diferentes

El objetivo de este estudio internacional fue evaluar la composición del microbioma oral en todas las fases de progresión de la gingivitis y de la periodontitis. Y para ello, contaron con la participación de 996 mujeres con una o ambas enfermedades periodontales de Malawi –país en el que, como indican los propios autores, «las infecciones orales son ciertamente comunes».

Concretamente, los autores emplearon la técnica de secuenciación del ARN ribosómico 16s para caracterizar la composición bacteriana de las muestras de la placa supragingival de las participantes. Y de acuerdo con los resultados, la diversidad y número de especies bacterianas fue significativamente superior en los casos de gingivitis que en los de periodontitis. Y lo que es más importante: algunas de las especies bacterianas solo se encontraron en la periodontitis, pero no en la gingivitis.

“La periodontitis no puede ser simplemente considerada como un estado avanzado de la gingivitis.” Liam Shaw

Como apunta Liam Shaw, «observamos que un pequeño número de especies se asociaron a la periodontitis pero no a la gingivitis. Unas especies entre las que se encuentran algunas de los géneros ‘Prevotella’, ‘Treponema’ y ‘Selemonas’. Es decir, nuestros hallazgos refuerzan las evidencias que apuntan a un modelo de enfermedad más complejo que la simple progresión lineal a partir de la gingivitis».

Diagnóstico rápido y barato

A día de hoy, la periodontitis es comúnmente diagnosticada mediante la medición de la profundidad de las bolsas o espacios infecciosos que aparecen en las encías junto a las piezas dentales.

Sin embargo, y en opinión de Ulla Harjunmaa, co-autora de la investigación, «no es posible diagnosticar visualmente la periodontitis, que generalmente no se acompaña de ningún síntoma hasta que ya ha progresado hasta el punto de que los dientes ‘se mueven’, lo que implica que es muy tarde para cualquier tratamiento».

En consecuencia, el diagnóstico de la periodontitis debe ser llevado a cabo por profesionales especializados y con el uso de equipos muy caros que, desafortunadamente, no se encuentran disponibles en muchos países. De ahí la importancia, como sugiere el estudio, de poder realizar un diagnóstico diferencial de la gingivitis y de la periodontitis a partir del análisis de las bacterias causantes de cada una de las enfermedades, lo que resultaría mucho más rápido y, sobre todo, barato.

Como concluye Ulla Harjunmaa, «nuestro trabajo posibilita establecer qué diferencias en las bacterias se asocian específicamente a la profundidad de las bolsas dentales –lo que causa la pérdida de los dientes– más que a los sangrados de las encías».

Fuente de información.