INDOLORA - ¿Miedo? Pide sedación en clínica

Muchas personas tienen miedo a las intervenciones odontológicas, algunos incluso desarrollan fobias al dolor que les impide cuidar su boca (incluso visitar al odontólogo para tratamientos sencillos o consultas) y, con los años, el resultado es una boca enferma.

En CEM ponemos a tu disposición nuestro servicio de anestesia, tanto si tienes miedo como si necesitas una cirugía de varias horas y deseas abordarla con tranquilidad.

Trabajamos con INDOLORA, un equipo de médicos especialistas en anestesiología y reanimación del Hospital Universitario Ramón y Cajal, cuya colaboración nos permite utilizar la sedación consciente en clínica.

Indicaciones:

Personas ansiosas

Fobia al dentista

Procedimientos de cirugía oral prolongados.

Ventajas para el paciente:

 Un médico que te cuida.

No te enteras de nada.

Elimina ansiedad.

En tu clínica dental.

Permite hacer varios tratamientos en una sola sesión.

Más información en:  www.indolora.es

Nuestro Servicio de Anestesiología trabaja cumpliendo los estándares máximos de seguridad de vigilancia monitorizada y reanimación exigidos por las Autoridades Sanitarias, el Colegio de Odontólogos y por la Sociedad Española de Anestesiología y Reanimación

Lo que nos cuenta el doctor

“Una vez cogemos la vía, el paciente se relaja, se le quitan todos los miedos. Pasa a sentirse muy cómodo y empieza a “perder la memoria” (olvidar) hasta tiempo después de finalizar el tratamiento. Ésta es la clave del éxito. El paciente después de notar tranquilidad extrema tiene tendencia al sueño. Algo similar a esa sensación de estar en el sofá de casa quedándote dormido sin poder evitarlo.  El nivel de sedación “consciente” es una apreciación técnica que significa que el paciente responde a órdenes (abre la boca o gira la cabeza) necesarias para el trabajo odontológico”.

 

¿Como se hace?

Una vez que el paciente solicita este servicio, se le realizará un cuestionario previo de de salud que será evaluado por el médico anestesiólogo. En este estudio se consideran la medicación habitual que toma y los informes médicos previos. Una vez estudiado el caso, se le informa del proceso y solicitamos el consentimiento firmado para la sedación. Deberá estar en ayunas desde 6 horas antes del procedimiento y acudir a la clínica acompañado.

Durante todo el proceso, se encontrará monitorizado y vigilado. Se le canalizará una vena en el dorso de la mano por la que se administrará la medicación necesaria para conseguir el efecto de relajación necesaria. El odontólogo le administrará igualmente anestesia local en la zona a intervenir. Se aplicará oxígeno en caso necesario. Así mismo existe la posibilidad de administrar tratamiento médico antibiótico, analgésico y antiinflamatorio intravenoso de gran efectividad.

Una vez finalizado el procedimiento, el paciente permanece en la clínica hasta su completa recuperación y después se va a su domicilio junto con su acompañante y, por último, se le darán unas pautas de analgesia e instrucciones posteriores.